TRATAMIENTO HERPES LABIAL + EQUINÁCEA + FOTOPROTECTOR SOLAR

El herpes labial es la forma de herpes más común, se produce por determinados virus del herpes simple. El principal responsable del herpes labial es el virus herpes simple tipo I (VHS-I).

Cerca del 85% de la población mundial está infectado por el herpes simple tipo I y tiene herpes labial. En la mayoría de los casos, la infección con VHS-I ocurre en la misma niñez, a través del contagio de madre a hijo. Los virus permanecen para siempre en el organismo con recidivas de erupciones del herpes labial.

Las sustancias aciclovir o penciclovir alivian el dolor y evitan que el virus del herpes se siga propagando. Además, existen unas tiritas especiales, conocidas como parches contra herpes que son transparentes y, una vez aplicados sobre el herpes, pueden maquillarse.

La reactivación del germen patógeno está vinculada a distintas causas. Entre los factores desencadenantes cuentan la fiebre, el estrés, las quemaduras solares, y un sistema inmunitario debilitado (por ejemplo, debido a una enfermedad). Pero también hay casos en los que el herpes labial brota sin ningún motivo aparente. Al ser enfermedades producidas por virus lo que nos interesa es tener las defensas fuertes para que no se repitan los episodios de herpes.

Una planta que nos puede ayudar es la Equinácea que tiene la propiedad de aumentar  las defensas y también tiene propiedades antivirales, por lo que si se utiliza se aumentará la resistencia frente los ataques de los virus y evitaremos que los herpes se reproduzcan.

Para evitar el empeoramiento del herpes labial existente (como, por ejemplo, el herpes ocular) se aconseja no tocar las zonas inflamadas o, en caso de contacto con las manos, limpiar la zona. De este modo, puede prevenirse un contagio del virus en otras zonas corporales. Además se aconseja siempre el uso de un labial con un índice alto de fotoprotección solar, ya que la radiación aumenta las posibilidades de recidivas y empeora la curación.

Por otra parte, los tratamientos con equinácea no deben prolongarse durante periodos largos.

Se desaconseja su uso durante el embarazo y la lactancia. Tampoco se recomienda la utilización en los casos de trastornos autoinmunes como el lupus, la esclerosis múltiple, la tuberculosis o la artritis reumatoide, ya que la equinácea parece tener efectos sobre el sistema inmunológico que podrían empeorar estas enfermedades.

Por último conviene consultar con el especialista si se están tomando ciertos medicamentos, ya que la interacción de los mismos con la equinácea puede resultar contraproducente.

Escuela de Farmacia (La formación más avanzada orientada a la oficina de farmacia)

GM&Farma (Optimizamos farmacias, desarrollamos personas)

#edf #gmfarma #escueladefarmacia #carolinatejera #farmacia #formacion #consultoria #coach #cursos #atencionfarmaceutica #marketing #gestion

Anuncios